Home

2012 es un año par y bisiesto, lo cual suena a que es capaz de convertirse en cualquier cosa. Podría devenir en lo más impensable, incluso un año distinto al que preveíamos. Puede acabar siendo bueno o malo, o un poco de cada, según el día. Puede ser una taza con el asa rota, una persiana translúcida, un toro a contrapie, un ábaco sin cuentas. O puede ser una soga elástica, un pescado sin espinas, un túnel descapotado, un alfabeto sin haches. O tal vez sea una escalera sin balaustrada, una cuchara soluble, un mirador a la nada, una llave plagada de caries. O, en cambio, un dado de seises, un lobo vegetariano, un alma gemela portátil, un barranco acolchado. También podría acabar siendo una aguja tuerta, un candelabro manco, una obsesión congénita, un acueducto convexo. O, quizás, una mirada con subtítulos, una tos caramelizada, un espejo transitable, una meta en el rellano. No descarten que sea un alféizar de hielo, un pabilo humedecido, una promesa ambigua, una lágrima abrasiva, pero tampoco un orgasmo prorrogable, un trabalenguas de dos sílabas, un laberinto de cartón pluma, una primavera sin polen. Dependerá de nosotros que se convierta en un felpudo encenagado, en una clepsidra obstruída, en un intérprete amnésico, en una garganta helicoidal, al igual que en una ventisca algodonada, en un despertador analgésico, en una puesta de sol de bolsillo, en un talento hipodérmico. No lo transformen en un oráculo disléxico, ni en una esperanza estéril, ni en un cartílago rígido, ni en un arcoíris en escala de grises, ni en una angustia impermeable. Esfuércense por hacer de él una hipérbole benigna, una abeja sin aguijón, un insomnio evanescente, una baraja de ases, un porvenir a la vuelta de la esquina. Hagan lo que esté en su mano para que, en cualquier caso, se convierta en algo y no sea una triste sucesión de días o de páginas del calendario. Aprovéchenlo, en fin. Feliz año, a quien se lo merezca. 


Anuncios

Un pensamiento en “Año bisiesto

  1. Acudiendo a la llamada de los deberes… mis dos breves pronósticos tanto chulo como chungo:
    – A lo guay: voy a ser más feliz y voy a comenzar a ganar dinero de verdad.
    – A lo malo: nos meterán en una III Guerra Mundial y lo de arriba no me servirá de nada.

    A ti te deseo que disfrutes conmigo de lo que se pueda ;).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s