Home

Para mí, soñar no es otra cosa que el modo de ponerme en contacto con mi yo onírico. Éste es un ente totalmente desprendido de mi identidad tangible, del yo a secas. Deberíamos ser una copia el uno del otro, pero no es así, o al menos no en lo que se refiere al aspecto, pues en ese punto sí somos como dos gotas de tinta. Él manda en su mundo y yo en el mío, si bien los intercambios e interferencias entre uno y otro son constantes. Si yo sueño para poder comunicarnos, él participa en mi vida consciente bajo formas recurrentes que he de interpretar. A veces es ese pálpito que me impide volver a casa por el mismo camino de siempre, o esa aura que se instala en los ojos como preludio de la migrañas, o el pitido infrasónico que alcanzo a distinguir del silencio cuando éste tiene a bien manifestarse, pero que no siempre consigo descifrar. Nos llevamos bien, a pesar de la envidia benigna que sentimos el uno por el otro. Yo quisiera tener su convicción, su arrojo, conocer los métodos que emplea para sobrevivir en un mundo donde todo es posible, e incluso quisiera poder habitar allí una vez al menos. Todo cuanto sé de sus anhelos es que él desearía ser yo, la parte corpórea, pero ignoro los matices. Aunque la relación es cordial, si es que pudiera uno llevarse mal consigo mismo, existe un tema tabú entre nosotros, que es el de cambiarnos los papeles, temporal o permanentemente. Pienso, por otra parte, que más que por pudor es porque no sabemos cómo se hace, y ninguno queremos reconocerlo -el orgullo intelectual es un bien compartido, visto así-. Esa propuesta, en fin, no apunta a ser planteada nunca, lo cual me alivia en parte. No alcanzo a saber si sabría desenvolverme en la dimensión onírica, en el anverso intangible de la realidad -he aquí la convicción de la que carezco-, o quizá lo que no sepa es si me gustaría tanto como creo, y de ahí la inseguridad. Y me da miedo además darle acceso a éste, mi mundo, y que le apasione hasta tal punto que se niegue a devolvérmelo (por alguna razón, asumo que es más fuerte, más poderoso y más listo que yo). Pienso que el yo de los sueños no es otra cosa que mi conciencia, la vocecita que aporta ese punto de sensatez que generalmente evita males mayores, y que debido a eso lo considero un ser magnánimo, omnipotente, como el demiurgo que ha de sembrar orden en mis campos cognitivos. La conciencia tiene un poder similar al de la fiebre: nos hace sentirnos vulnerables, pero a la vez reconfortados en la medida que dejamos de sentirnos solos durante el tiempo que la percibimos.  Hace las veces de antídoto de la soledad, en fin. El caso es que me fío de ella, o de él, o de mí, cielos, porque allí, en los sueños, siempre se las arregla para convencerme de todo aquello que en la vigilia califico de increíble. Puede ser que no quiera sacarlo de su mundo porque, de saber hacerlo, probablemente acabaría con ambos. Y la mente, sin su oasis, su campo de juegos, su columpio, acaba por dejar de respirar. No vale la pena. Buenas noches, insomnio.

Anuncios

2 pensamientos en “Conciencia cierta

  1. Esas reflexiones noctámbulas, insomnicas… las echo de menos.

    No es más grande que tú, tampoco es más poderoso. Simplemente tu yo onírico se mueve en el mundo de lo desconocido, de lo no corpóreo. Y eso da miedo y desconfianza.

    Llévate bien con él. Es lo único y lo mejor que puedes hacer, equilibrio.

  2. Pues el insomnio me ataca constantemente, lo que pasa es que al tiempo neutraliza la inspiración para escribir… Pero haré lo que pueda por retomarlas 😉

    Por otra parte, el dormir poco me hace pasar menos tiempo con él, lo que crea un distanciamiento, o una especie de alienación espiritual. Quizá algún día se convierta en un extraño y el respeto, o el miedo, se convierta en indiferencia.

    Qué vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s