Home

Algunas personas te miran por encima del hombro; luego hay otras, amantes de la perversión experimental, a las que se les humedece el aparato desintegrador observando a los demás por encima de las piezas más insólitas de su anatomía. A unas pocas les sirve cualquier cosa, ya sea hueso, víscera o miembro cartilaginoso, mientras que la mayoría siente predilección por partes muy concretas. Casi todas son, pues, unas fetichistas de tomo y lomo -las que te miran por encima del lomo son, de hecho, enfermizas-. La diferencia entre los del hombro, bastante populares, y el resto estriba en la pura intención: los primeros quieren ver lo que hay detrás y los segundos buscan aquello que existe debajo. Persiguen cosas muy distintas; unos te ignoran o pisotean y otros anhelan atravesarte con la mirada, lo que puede ser todavía más censurable.

Hace pocos días, una mujer que se sentaba a mi lado en el tren me miraba por encima del hombro, al tiempo que engullía un bocadillo. Observaba atenta y groseramente lo que escribía en mi libreta -el artículo anterior, para ser exactos- como si en el fondo ni yo ni mi hombro existiéramos. Ahí dudé si buscar una página en blanco e improvisar unas declaraciones psicopáticas que la espantaran o cerrarla sin más, a lo cual me atuve en última instancia. Ante el impedimento para escribir en paz -soy así, qué le vamos a hacer- me entretuve estudiando al resto de pasajeros, que se miraban compulsivamente por encima los unos a los otros, sin excepción, con ansia e incluso fiereza. El caballero de la nariz de urraca miraba por encima de la pelvis del anciano sentado frente a él, intrigado y convencido de que por esa zona debía de haber alguna prótesis metálica; un poco más allá, el muchacho que leía le miraba por encima del esternón a la joven tristona del otro flanco del pasillo, como queriendo saber si debajo llevaba instalado un corazón virgen o ya agrietado. Incluso un par de gemelos, sumidos en el silencio propio de esta exploración, miraban a sus padres por encima del respeto filial, seguros de que en su fuero interno se alojaban aún dos niños tanto o más revoltosos que ellos. Hasta unos mocosos sabían mirar por encima de cosas intangibles que probablemente no pasaban de intuir.

No es de extrañar, visto esto, que el ser humano se pase la vida no sólo mirando, sino más bien interactuando por encima de cualquier asunto. Empiezas mirando por encima del hombro y en cuanto te descuidas estás viviendo por encima de tus posibilidades. En estos días puede uno apreciar mejor que nunca las consecuencias de tales excesos, muy patrios por cierto, en la vida de aquéllos que miraron por encima de su hipoteca para anudarse otra al cuello, o en la de ésos que miraron por encima de la dignidad de sus empleados y avistaron granjas de papel moneda. No sabemos vivir sin buscar obsesivamente esa posición ventajosa, el escalón superior. Y lo malo es que siempre trepamos por escaleras que nunca acaban. Mucha gente se ha encontrado ahora con lo que había detrás de la negligencia bursátil, o debajo de la letra pequeña, pero no importa, porque, por encima de todo, nos apasiona creernos lo que nos dejan ver. Bendita ceguera.

Anuncios

Un pensamiento en “Por encima de todo

  1. Estimado Samper!!: Ahora que nos queda el último sprint de la época estival creo que sería óptimo invitarle a mi morada a tomar un piscolabis( por supuesto su señora doña también está invitada)cualquier tarde de estas que tenga a bien. Resulta que los grandads se han ido al Puerto de Santa María y me han dejado de Rodríguez 15 días. Así que avíseme si está disponible un hueco en su apretada moleskine.
    Por cierto hoy he hecho una web de Archidona y he rememorado esa sabia composición de Don Camilo…
    http://www.frikipedia.es/friki/Cipote_de_Archidona

    Osculos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s